martes, noviembre 10, 2009

la necesidad aquella de sentirse bicho en tierra húmeda,
mientras arriba pasos gigantes caen,
(la tierra tiembla,
el cielo tiembla,
Dios tiembla en su omnipotencia,
cada uno como niños pequeñitos),
aquella necesidad no me la reclames,
la máscara oscura la llevo desde el primer llanto,
el sonido aquí es plácido,
silencio-silencio-silencio,
las voces exasperan,
aquí la única es la mía
y el eco,
no reclames,
no vengas con el discurso del árbol o del libro,
solo la lluvia sobre el techo como suave música cayendo encima.

2 comentarios:

plantita burocracia dijo...

bicho tú! =D

carlos lavida dijo...

La ultima parte es la mejor!