domingo, diciembre 06, 2009

las siete magdalenas que tenía
han perdido la virginidad brutalmente
en algún baño clandestino,
tu eres la última María que aún queda,
profanarte ya no es opción,
sino necesidad,
el orgasmo último pondrá tu rostro en mi regazo,
y con tus manos lavarás mis pies.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

siempre me gusto leerte nino... un beso largo a la distancia... extrano hablar contigo... y los besos de durazno...

Lorenly dijo...

Muy bueno.